Los temidos errores técnicos llegan al Mundial

El tercer día del Mundial de League of Legends 2017 en China nos dejó entre otras cosas el estreno de uno de los representantes hispanos en la competición, Kaos Latin Gamers. Pero el hecho más destacado fueron unos problemas en el servidor que pudieron parecer anecdóticos, pero ponen entre la espada y la pared a la organización, no puede repetirse más.

La fase de Play-in en Wuhan ocurría sin mayores sobresaltos, hasta que los encuentros entre Young Generation vs Fnatic, y Fenerbahce vs Hong Kong Attitude, sufrían hasta en tres ocasiones distintas problemas técnicos que congelaban el juego e impedían continuar la partida, afectando en mayor o menor medida al resultado. Riot Games tomó inmediatamente cartas en el asunto, y además de publicar horas después una nota de prensa dando explicaciones sobre lo acontecido, en el acto utilizaba una herramienta que estrenó a comienzos de año: Chronobreak. Este programa básicamente rebobina la partida hasta un punto de igualdad que muestre la acción lo más similar a donde se quedó, para ello el programa va realizando puntos de guardado constantemente a lo largo del encuentro para en caso de necesitarse proceder a encontrar el más adecuado.

Riot declara que la larga pausa durante los problemas técnicos se debe a que estaban realizando una investigación para resolver lo ocurrido sin impactar en la partida. Además, terminan con la intención de que esto no vuelva a ocurrir.

Que el torneo de esports más seguido del planeta comience de esta forma no parece lo más idóneo, mirémoslo por el lado positivo, mejor antes que después. No se pueden permitir ningún error durante la fase de grupos y final.

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta