A favor del espectáculo

Espectáculo. Competitividad. Sorpresas. Igualdad. Series largas. Series cortas. Partidas estratégicamente perfectas. Combates, asesinatos y emoción. Son muchas cosas las que buscamos en las competiciones de League of Legends, pero el Moba de Riot Games no puede darnos todas a la vez, ya que muchas de ellas son contradictorias. En todos mis años como comentarista y periodista de esports, nunca he visto una competición que satisfaga a todo el mundo.

La liga coreana siempre ofrece la competición estratégicamente perfecta, con numerosas jugadas que también demuestran el exquisito nivel mecánico de muchos de sus jugadores. Pero no cometen casi errores. Y si nadie comete errores en LoL, nadie los castiga, llegando a ofrecer un espectáculo perfectamente aburrido para el espectador medio, con partidas muy largas donde ambos equipos tantean al otro sin llegar a las manos. Pero son coreanos, y en el cómputo global, su liga es increíble en muchos aspectos.

El equipo coreano de Jin Air ha sido el responsable de darnos algunas de las partidas más aburridas del League of Legends internacional.
El equipo coreano de Jin Air ha sido el responsable de darnos algunas de las partidas más aburridas del League of Legends internacional.

En Norteamérica, sin embargo, no tienen una concepción estratégica del juego tan exquisita. Los errores se dan por doquier, y como el talento es bastante alto, son espectacularmente castigados, dejándonos partidas caóticas y muy entretenidas, dándole a la liga cierta igualdad, más allá de que la consecuencia siempre sea Team SoloMid ganando. La LCS NA es muy interesante para el espectador, año tras año.

La LCS NA es sin duda una de las ligas más entretenidas del Mundo.
La LCS NA es sin duda una de las ligas más entretenidas del Mundo.

Pero cuando vamos a Europa... pasa algo extraño. Parece que el nivel en general no es malo, y demuestran tener más nociones estratégicas que Norteamérica, o al menos no tanto caos inicial. Tener esta capacidad estratégica está bien, pero si cuando llegas a minuto 25 o 30 de partida la pierdes, lo que ofreces es un partido lento y aburrido, donde ningún equipo quiere cometer ningún error, y en consecuencia, no proponen nada que no sea dar vueltas por la grieta.

En el último año estas situaciones se han dado de manera constante con equipos como Team Vitality, Roccat o Mysterious Monkeys, e incluso con otros superiores, como H2K y las estrategias defensivas de Pr0lly. Si añadimos a todo esto dos grupos donde al menos dos equipos son muy flojos, y series al mejor de tres, el resultado ha llegado a ser en ocasiones predecible y soporífero. La LCS EU ha perdido la esencia que equipos como Fnatic o Moscow 5 nos dieron hace años, y los espectadores bajan de manera alarmante en muchos de los partidos.

Los legendarios rusos de Moscow 5 fueron los responsables de que mucha comunidad sintiera interés por el competitivo.
Los legendarios rusos de Moscow 5 fueron los responsables de que mucha comunidad sintiera interés por el competitivo.

Los cambios llegan en buena hora. Riot Games nos ofrece una competición con partidos al mejor de uno, que son peores para los equipos, pero mejores para el espectáculo, ya que harán la competición más impredecible y los más partidos flojos más escuetos. También deciden eliminar la Challenger Series, una competición a vida a muerte con un seguimiento ínfimo y demasiado peligrosa como negocio para los equipos, y a cambio, nos ofrecen un torneo entre países que fomentará las bases de fans y la rivalidad, volviendo de nuevo a la palabra espectáculo.

Y es que, espectáculo, es la palabra que interesa. El camino de los maravillosos ‘drafts’ y la estrategia es bonito, pero no atrae público. Las increíbles rotaciones por el mapa, con una perfecta predicción del enemigo para que finalmente no ocurra nada no le interesan a nadie. Las series largas al mejor de tres entre equipos que no han demostrado nada aburren al personal. La cantidad de espectadores que buscan un League of Legends exquisito y medido al milímetro es ínfima. Dejemos las series al mejor de tres para las fases finales.

La gente quiere sangre, colisión de jugadores y equipos, estrellas luchando contra estrellas. Y Riot Games se ha dado cuenta. Nos lo han querido dar en el sistema de franquicias de la LCS NA con sus mejores de uno, y también quieren hacerlo en Europa. Es el momento de desterrar el rancio elitismo del nicho, y buscar la explosión de emociones que un partido de League of Legends puede llegar a darnos. Es el momento de escuchar a la gran masa de personas que entra, y no tanto a los que llevamos aquí años. Solo de esa manera podremos seguir haciendo de lo que amamos algo grande.

*Imagen de cabecera propiedad de Riot Games.

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta