El copresidente de H2K ve peligrar el futuro de la LCS en Europa

Hace unos días H2K publicó un comunicado en su página web en el que amenazaba con abandonar la LCS europea debido al reto económico que supone para los clubes permanecer en ella en contraste con lo que gana Riot. A raíz de esto el medio The Esports Observer se puso en contacto con Richard Lippe, Copresidente de H2K, para que explicara la decisión de publicar la carta y profundizar en las críticas y soluciones declaradas.

TEO comenzó preguntando sobre la reacción de Riot Games tras el comunicado, que tenía el claro objetivo de añadir presión pública a la desarrolladora. Según Lippe no solo H2K, sino también propietarios de otros equipos han estado en continuo contacto con Riot sobre los problemas estructurales y financieros de la LCS EU. Destaca la reciente preocupación de que Riot no está tomando los pasos necesarios para reducir o eliminar la necesidad de que los equipos en Europa la subvencionen, además de la posibilidad en el cambio de las normas interregionales que permitan a las academias de Norteamérica conseguir jugadores europeos provocando un éxodo todavía mayor de talento local.

Según Lippe, la principal razón de hacer público el comunicado es advertir a los aficionados y a otras personas de los peligros financieros y otros problemas vinculados a la LCS europea. El problema más significativo creen que recaerá sobre los jugadores en resultado de las políticas que Riot planea implementar, lo que provocará muchas más salidas a Norteamérica en busca de mejores condiciones y oportunidades laborales.

TEO preguntó sobre las pérdidas anuales de un millón de dólares que H2K declaró en el comunicado, a lo que el copresidente Lippe respondió que reflejan los costes operacionales y que conocen a otros equipos europeos y norteamericanos que tienen una perdidas similares. El gasto más significativo se produce por el sueldo de los jugadores y los costes administrativos, Lippe deja varias cifras para mostrar mayor transparencia al medio entre las que destaca el sueldo anual base de un jugador de la LCS europea: entre 100.000 y 180.000 euros dependiendo de su nivel.

Para terminar se preguntó por el principal reto que tienen los equipos participantes en la LCS, y que esperan haga Riot para superarlos. Lippe cree que el principal reto para Riot es crear un soporte financiero adecuado a partir de subvenciones e ingresos compartidos, los patrocinadores pueden tener especial impacto en este aspecto especialmente trabajando por llegar a importantes marcas no endémicas. Un buen trabajo de marketing, cooperando con agencias de comunicación de calidad es otra de las apuestas de H2K que el propio club está realizando. 

En resumen, para Lippe si no hay incremento significativo de subsidios e ingresos compartidos por parte de Riot, los equipos de la LCS EU continuarán generando pérdidas significativas. Este hecho es grave considerando que para Riot es sencillo realizarlo. En 2016 aceptaron incrementar el premio del Mundial en un 25% de los ingresos generados por un nuevo aspecto e icono que estuvieron disponibles durante seis semanas. El 75% de los ingresos que sacó Riot por ello tuvieron un valor de 12.5 millones de dólares, una cantidad superior a los 10 millones que los equipos de NA y EU buscaron en 2016 colectivamente a Riot. 

Riot genera anualmente dos billones de dólares gracias a las compras dentro del juego. Una sencilla solución para ayudar al soporte de los equipos europeos sería generar una financiación en torno a un aspecto e icono diseñado por seguidores del juego tanto para el split de primavera como el de verano. Los ingresos generados por las ventas de estos dos aspectos e iconos podría utilizarlos Riot para incrementar la financiación colectiva de los equipos europeos. Lippe se muestra confiado en que los seguidores en Europa apoyarían esta causa, principalmente debido a que disponer de estos ingresos capacitaría a los equipos europeos a competir por jugador contra Norteamérica.

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta