Los Dioses de League of Legends

A ritmo de "No church in the Wild", este MSI nos suscita la misma pregunta que la canción: "¿Qué es un rey frente a Dios?". Los valientes europeos de G2 coronaron a su rey Luca "Perkz" Perkovic y consiguieron llegar a una final, no exentos de sufrimiento, para acabar encarando al poderoso equipo coreano SKT Telecom T1, y su dios... ¿Faker?

Si Faker es un dios, desde luego es uno que puede sangrar, aunque muchos últimamente aseguran que dios se les ha aparecido en forma de "cacahuete". Pero dejemos eso para otro momento.

Gods Bleed
"Gods Bleed". Así titulan en G2 a esta imagen. Desde luego, han sabido amenizar el evento como nadie en redes sociales / Imagen: G2Esports

Lee "Faker" Sang-hyeok. Así se llama el mejor jugador de la historia de League of Legends, y en esta final lo pasó realmente mal contra Perkz, que se erigió como un verdadero estandarte para toda la LCS europea, consiguiendo eliminar al coreano en más de una ocasión y 1 vs 1, sin camiseta, como dirían por aquí.

Cogiendo el testigo de Nicolaj "Jensen" Jensen, el jugador croata brilló, tanto con Jayce como con Syndra, controlando el early game para su equipo. Con la ayuda de Kim "Trick" Gang-Yun, hundieron a la Cassiopeia de Faker, que llegó a tener un marcador de 0/4/0 en su haber.

Pero la verdadera diferencia entre los jugadores buenos y los muy buenos en League of Legends es la de saber jugar por detrás, y no solo individualmente, sino también como equipo. SKT y en parte gracias a Peanut y su espectacular Lee Sin supieron dar la vuelta a una complicada situación y ganar la primera partida de la final.

Peanut
Peanut, para muchos, el actual mejor jugador del mundo / Imagen: Riot Games

Es importante puntualizar que el record de victorias de Peanut con Lee Sin empieza a ser alarmante. Parece imposible que el coreano pierda con su personaje estrella, como pasaba hace unos años con la LeBlanc de Faker antes de que Pawn cortara esa racha. Pero los chicos de G2 debieron pensar lo mismo, ya que decidieron dar el pick del monje ciego a su compañero Trick.

Igualmente, parecía difícil obtener una mejor situación de cara a rascarle un partido a SKT que la de matar a Faker cuatro veces en línea, pero G2 vino con fuerzas renovadas, haciendo un early incluso mejor que el de la primera partida. Una vez más, Perkz brilló con una magnífica Syndra consiguiendo derrotar al dios coreano en el 1 vs 1.

Y ganaron la partida. En este punto y como resulta obvio, todo el mundo se volvió loco. Uno de los objetivos de G2 Esports es ganarlo todo, como ya han dicho en más de una ocasión, pero en este MSI había otro objetivo muy importante: el de reencontrarse, o directamente encontrar, a la afición europea. Si el lastre de las malas actuaciones habituales a nivel internacional se difuminó con haber llegado a la final, ganarle el mapa a SKT terminó con ello de un plumazo.

Y aquí acaba, por el momento, esta bonita historia de superación. Los coreanos se pusieron las pilas, y con un tremendo Wolf que brilló por si solo con Zyra, acabaron la eliminatoria con un 3-1 bastante contundente, pero que ha conseguido una sensación distinta en cada región: en Europa, esperanza; en Corea, respeto.

rONALDO
El legendario Ronaldo se hizo cargo de la entrega de premios / Imagen: Riot Games

THE GAP IS CLOSING

No puedo cerrar este artículo sin dejar patentes el resto de sensaciones que hemos obtenido en este MSI. Y la frase "The Gap is Closing" debe estar presente, y estoy más de acuerdo que nunca. Las regiones Wildcard se acercan peligrosamente.

Gigabyte Marines hizo un papel espectacular en este MSI, sobre todo si tenemos en cuenta que sus jugadores competían con teclados de diez euros, y que tanto su cuerpo técnico como su capacidad de entreno estaba seriamente limitadas en comparación al resto de equipos. Las regiones Wildcard quedan en muy buen lugar gracias a ellos, aunque, obviamente, no todos tienen por qué jugar igual.

Marines
Los Marines fueron el equipo revelación del MSI / Imagen: Riot Games

De Flash Wolves tuvimos lo que esperábamos a pesar de su mal comienzo: un equipo fuerte y sólido, con mucho talento, y con una capacidad de macro game más cerca de Corea que del resto de regiones. Los chinos también sorprendieron con un juego muy agresivo y pick sorpresas, como el Lucian Mid de Su "Xiye" Han-Wei con el que destrozaron a SKT en fase de grupos.

Y bueno, Team Solomid, siendo Team Solomid, donde lo más destacable fue un Kevin "Haunzter" Yarnell que está a un impresionante nivel, y un Jason "WildTurtle" Tran que abandonará el equipo en cuanto lleguen a Norteamérica en pos de Yiliang "DoubleLift" Peng.

La malo de todo esto es que se ha acabado, porque siendo sinceros, el MSI ha sido un torneo espectacular, pero lo bueno es que no tendremos que esperar hasta los mundiales para volver a disfrutar de League of Legends internacional, ya que el 3 de julio comienza Rift Rivals.

*Imagen de cabecera propiedad de Riot Games

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta