Primeras impresiones de Call of Duty: WWII ¿Vuelve el mejor Call of Duty?

El momento de ir a comprar un nuevo Call Of Duty para un seguidor acérrimo de la saga es algo complicado de explicar con palabras. Recuerdo, con apenas 16 años, ir a comprar Call of Duty: WaW, cuando llamábamos a todas las tiendas de Madrid, saturábamos la base central y tiendas cercanas de GAME, e intentábamos de cualquier manera forzar la venta del juego. ¡Qué creativos éramos y menudas ganas de jugar teníamos!

Cuando perdías toda oportunidad, las manos temblaban al poder encontrar el videoclub de turno, a 60km de casa, donde lo habían conseguido cuatro días antes y que podías ir a recogerlo como si estuvieras haciendo algo casi ilegal. Recuerdo llegar a comprar hasta 10 copias para el grupo de amigos o citarnos entre jugadores y youtubers en las tiendas para ir en comandita a buscar dónde lo vendían por el centro de Madrid. Jugábamos todos.

Pensaba que nunca iba a volver a reencontrarme con esta saga, con estas sensaciones.

Sentir nerviosismo y saber que tenías entre manos algo más que un juego, una serie de emociones que se desataban en cuanto metía el disco en la PlayStation 3 (y más tarde en Xbox 360) y que acababa en largas jornadas de disfrute. Y, por supuesto, de competición.

Probamos la Beta de Call of Duty: WWII en Flagship del edificio telefónica
Probamos la Beta de Call of Duty: WWII en Flagship del edificio telefónica

Algo ha pasado (además del cambio y madurez de un servidor) para que esta saga año tras año haya perdido adeptos y ganado cada vez más críticos. Hasta el punto insostenible de Call Of Duty: Infinite Warfare no recuerdo una edición tan mala como la de 2016, ni tampoco se recuerda un vídeo con tantos dislikes en Youtube. No se sentía como un Call Of Duty, la esencia se estaba perdiendo y eso es algo que tenía que cambiar. Solo hay que recordar el adelanto de un mes de los mundiales, a otra cosa mariposa...

Pero ya estamos en agosto y toca probar otro año la beta de Call Of Duty. ¿Será este por fin el año? Es lo primero que hablaba con mis amigos de toda la vida y antiguos compañeros de equipo. ¿Este año merecerá la pena o podemos olvidarnos para siempre de la saga? Una saga que ha marcado a más de una generación y que ya no quiere seguir esperando otro año a ver qué pasa.

Alejandro "SdOw" Marcos e Ivan "FlexZ" Arizpe, probando Call Of Duty: WWII
Alejandro "SdOw" Marcos e Ivan "FlexZ" Arizpe, probando Call Of Duty: WWII

Descargamos la beta, iniciamos y empezamos a jugar... llega el momento. Una sensación pasada reaparece como un mazazo en la cabeza cuando empezamos a probar Call of Duty: WWII. "Esto me suena", pensé al reencontrarme con el mando y la jugabilidad, sintiendo que estaba jugando a Call Of Duty. Y esto, amigos, es sensacional. Después de llevar prácticamente desde Call Of Duty: Ghosts, sin saber si estaba jugando a una expansión de Halo os aseguro que es genial, pensaba que nunca iba a volver a reencontrarme con esta saga, con estas sensaciones.

Avanzamos por el menú, algo tosco y lento, con problemas en los tiempos de carga; pero que al ser una beta no vamos a ponernos quisquillosos... Donde sí vamos a hacerlo es donde tenemos más libertad de uso: en la creación de las clases.

En los últimos años la saga ha tratado de encontrar maneras diferentes de realizar las clases y gestionar sus ventajas. Aquí, gracias a dios, desaparecen los exo-esqueletos que nos hacían dioses del mundo terrenal, pero tampoco terminan de dar con la tecla. De verdad, Activision, no es tan complicado... El sistema tradicional de selección de accesorios y ventajas se echa mucho de menos por su sencillez y facilidad pero, sobretodo, a nivel de competición. Aún es pronto, pero aquí podemos poner el primer clavo al juego.

Seguimos jugando, da igual el modo, aunque es inevitable no echar en falta la ausencia de Buscar y Destruir; que aun no hemos podido verlo ni en el showmatch competitivo. También se extraña Tomar la bandera, un modo de juego que corona a grandes jugadores.

No podemos analizar en exceso, hay que recordar que es una beta y además viene bastante limitada, pero tras unas horas jugando quedan patentes ciertas cosas:

  • Sistema de creación de clases: Lo hemos comentado arriba, resulta algo tedioso. No me disgusta, pero se echa mucho de menos el sistema clásico, sencillo, barato y para toda la familia dentro de las clases. Echamos en falta ventajas como Dureza, que evitan que te muevas tanto cuanto te disparan.
  • Mapas: Aquí tengo sensaciones encontradas. Me gustan, y mucho, pero tienen cosas que no termino de comprender. La principal, demasiados 'headglitchs' y muchos con ametralladoras incluidas que pueden resultar incluso agobiantes en determinadas zonas del mapa.
  • Armas: De nuevo, como en todas las betas, toca balancearlas. Sin lugar a dudas la STG está a un nivel por encima del resto. Se viene un 'nerfeo' casi seguro como ya ha pasado en años anteriores con las armas que más destacaban.
  • Granadas: Están un poco 'rotas'. Molan mucho, son muy divertidas y recuerdan a las de Call of Duty anteriores a 2013, pero el radio quizás es demasiado elevado. Lo mismo pasa con la “gracia” de si te da una granada amiga te deja 'stuneado', algo que no me termina de convencer. Esperemos que el típico compañero gracioso no te reviente una partida.
  • Gráficos: Muy 'normalitos', no vemos un gran salto. Tampoco le hace falta a una saga como Call of Duty, pero si espero que las texturas mejoren en el juego final. Lo doy por hecho, aunque no se si debería.
  • Jugabilidad y movilidad: Es sin duda el punto fuerte del juego a pesar de ser algo más pesada y ya han dicho que van a balancear mejor. Se siente increíble y es un verdadero gusto. Por compararlo en el tiempo, recuerda mucho a Call Of Duty: WaW.
  • Time To Kill: Algo básico en cualquier 'shooter', de nuevo bien calibrado, de los mejores de Call Of Duty. Quizá, en ocasiones, algunos enemigos tardan mucho en caer... puede que por la zona del cuerpo donde reciben las balas; algo que no es muy habitual en la saga.

Estas son algunas de las características principales que vemos tras jugar a la beta de Call Of Duty: WWII. Las sensaciones de un jugador profesional que hace años había perdido las ganas por competir y que, con este título, parece que se recuperan. Habrá que esperar unos días, al segundo fin de semana de la beta, para ver si han corregido errores y hasta qué punto.

Este año Call Of Duty estará de vuelta a partir del 3 de noviembre.

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta