De viaje al pasado: Call of Duty y la Segunda Guerra Mundial

Desde su nacimiento en 2003, la saga Call of Duty nos ha permitido vivir todo tipo de conflictos en múltiples escenarios y eras, unos con más acierto que otros. En estos catorce años ha habido entregas ambientadas en una época moderna que triunfaron sobremanera, como la subsaga Modern Warfare. Pero si hay una época, o más bien un conflicto, que le ha sentado siempre de maravilla a Call of Duty y que los jugadores echaban de menos (más aún después del futuro y los viajes por el espacio) es la Segunda Guerra Mundial. Ahora con Call of Duty: WWII, que llega este viernes a PS4, Xbox One y PC, la saga regresa a sus orígenes con el respaldo incondicional de la comunidad. ¿Pero cómo fueron sus inicios? Echamos la vista atrás para recordar cómo se gestó y evolucionó la relación entre Call of Duty y la guerra más devastadora de la historia de la humanidad.

El primer Call of Duty fue desarrollado por Infinity Ward y lanzado en 2003 en PC bajo el eslogan "En la guerra, nadie lucha solo". Fue el juego que lo empezó todo. El estudio dio una importancia suprema al pelotón, a combatir junto a compañeros, a sentirse dentro de la batalla. Para ello se trabajó en dar una buena IA a los aliados y detalles como que, cuando hubiera una explosión cerca del jugador, su visión se emborronara, un pitido se clavara en su oído y su paso se viera ralentizado. La campaña de Call of Duty se ambientaba en las batallas más emblemáticas de la Segunda Guerra Mundial en suelo europeo y seguía diferentes líneas argumentales en las botas de un estadounidense, un británico y un soviético. En este primer Call of Duty a un personaje famoso por sus apariciones en la saga, el Capitán Price, abuelo a su vez de John Price de Modern Warfare. La franquicia bélica de Infinity Ward y Activision no pudo empezar mejor: Call of Duty fue galardonado con el primer BAFTA que se entregó a Mejor Juego del año.

En 2004, Call of Duty amplió su contenido con una expansión para PC titulada United Offensive, de Gray Matter Interactive. Nos invitaba de nuevo a vivir tres campañas: americana, británica y soviética, pero en la piel de otros soldados, con quienes viviríamos, por ejemplo, la Batalla de las Ardenas, la Batalla de Kursk y la Invasión de Sicilia. Pero la expansión no se quedaba solo en nuevas historias, sino que también ofrecía un multijugador sólido y con novedades. El juego incorporó nuevas mecánicas como el sprint, vehículos controlables y la posibilidad de 'calentar' granadas antes de lanzarlas a los enemigos.

Poco después de United Offensive, a finales de 2004, llegó el spinf-off Call of Duty: Finest Hour de mano de Spark Unlimited, estudio fundado por antiguos desarrolladores de otro FPS bélico como Medal of Honor. Esta entrega repitió un modo para un jugador dividido en tres campañas, aunque en diferente orden. Primero se jugaría en el frente soviético con soldados del Ejército Rojo, luego en África encarnando al soldado inglés Edward Carlyle y después con los estadounidenses Chuck Walker y Sam Rivers. Diecinueve misiones para seguir reviviendo la brutalidad de la Segunda Guerra Mundial.

Un año después, en otoño de 2005, Infinity Ward regresó con su retoño para traernos Call of Duty 2, que retomó la Segunda Guerra Mundial y otra vez las tres campañas. A través de él vivimos momentos críticos de la historia como la Batalla de Normandía y la Batalla de Stalingrado, y volvimos a ver al Capitán Price. Todo ello con una más que evidente evolución gráfica y técnica respecto al original. Call of Duty 2 primero debutó en PC en octubre de 2005, y un mes después vio la luz en Xbox 360, cuando la consola de Microsoft llegó al mercado. Fue tal el nivel que alcanzó Infinity Ward, que incluso hoy la gente lo goza con esta entrega (no hay más que pasarse por los análisis de Steam para verlo).

Tras él aterrizó en el campo de batalla el primer Call of Duty creado por Treyarch, Call of Duty 2: Big Red One (2005). Este título fue el primero de la saga en centrar su campaña en un único pelotón, la Primera División de Infantería del Ejército de Estados Unidos, conocida como Big Red One (de ahí el nombre del juego). Casi todo el tiempo en la piel del soldado Roland Roger, viajamos a países como África y Alemania y las misiones nos llevan a formar parte del Día D, la Operación Husky en Sicilia y la Batalla de Orán.

Treyarch le cogió tal gusto a Call of Duty que ellos mismos se encargaron de traernos Call of Duty 3 en 2006 para dos generaciones, con el salto correspondiente de las versiones de PS3 y Xbox 360 respecto a las de PS2, Xbox e incluso Wii (esta última desarrollada por Exakt). Argumentalmente, el juego nos llevó a experimentar una campaña a gran escala tras el Desembarco de Normandía, encarnando a soldados americanos, británicos, canadienses y polacos mientras los Aliados avanzan con paso decidido por Francia. El juego introdujo combate cuerpo a cuerpo en espacios reducidos y, por primera vez, clases en el multijugador.

Tras Call of Duty 3, la Segunda Guerra Mundial dio paso al conflicto moderno con Modern Warfare (2007) y su campaña ambientada en 2011. A pesar de ser para muchos el mejor Call of Duty de todos los tiempos, Treyarch no siguió la estela de Infinity Ward y volvió en 2008 a la guerra en la que tan cómodos se sentían. Call of Duty: World at War es, hasta la fecha, el último juego de la saga que transcurre en la Segunda Guerra Mundial, y lo hizo concretamente en el conflicto del Pacífico y en el Frente Oriental. Pero lo más destacado vino con los debuts del cooperativo, que permitía a cuatro jugadores completar la campaña, y los zombis, que en un principio se incluyeron como easter egg, pero tras su fulgurante éxito Treyarch lo expandió con el lanzamiento de nuevos mapas en los que sobrevivir a oleadas de muertos vivientes nazis. El eslogan "Nadie lucha solo" ganó una nueva dimensión con World at War, que salió para PC, Xbox 360, PS3 y Wii. Tras esta genuina entrega, llegaron años de guerras modernas, conflictos futuristas y jetpacks. Hasta ahora.

Call of Duty: WWII promete hacernos sentir de nuevo la crueldad y los peligros de la Segunda Guerra Mundial con una campaña épica, un multijugador variado y novedades sociales como los Cuarteles. Tampoco faltará el modo zombi cooperativo, aunque tirará más por el terror y la oscuridad que por lo estrambótico y cómico de las últimas entregas. A partir de mañana descubriremos si Sledgehammer Games ha sabido recobrar esa esencia de antaño de una saga para muchos irreconocible desde hace tiempo. Mientras tanto, os preguntamos: ¿cuál es para vosotros el mejor Call of Duty ambientado en la Segunda Guerra Mundial? ¿Tenéis ganas a este COD: WWII? Ya sabéis que podéis dejarnos vuestras opiniones y comentarios más abajo.

Imagen de cabecera: Activision

Normas de uso

Ver más

Cerrar

Movistar eSports

Iniciar sesión Crear cuenta